Infancia…

No somos responsables de la programación recibida en nuestra infancia.

Pero como adultos, somos cien por cien responsables de arreglarla.

-Ken Keyes-