Psicoterapia infantil y de adolescentes

Psicoterapia infantil y de adolescentes

¿Cuándo buscar ayuda para nuestros hijos?

Los niños y adolescentes pasan por muchas etapas a lo largo de su desarrollo y en todas ellas se encuentran desafíos y situaciones difíciles.

Si ellos no logran superar esas dificultades pueden comenzar a tener cambios conductuales, emocionales y psicológicos que son síntomas de que lo están pasando mal. Tal vez la madre, el padre o algún familiar quieran ayudar, pero al no tener herramientas para situaciones que pueden ser muy complejas, se pueden sentir superados, frustrados o impotentes.

En Gaztambide 17 podemos ayudar, ofreciendo un ámbito de escucha y trabajo tanto para los niños y chavales como para los padres y las madres. Pero, ¿cómo saber si necesitamos ayuda?

Algunas pistas pueden ser si el niño o la niña:

  • Tiene cambios bruscos en su estado de ánimo o se le nota irritable y enfadado
  • Está nervioso o angustiado con frecuencia
  • Tiene miedos o ansiedad
  • Demuestra dificultades en la relación con los demás
  • Se aísla excesivamente
  • Evita ciertas situaciones, ya sea encontrarse con amigos o asistir al colegio
  • Está triste, decaído y más callado de lo usual
  • Tiene repetidos problemas de disciplina, sin causas claras
  • Empeora notablemente en su rendimiento escolar y le cuesta concentrarse
  • Está mucho más rebelde y se cierra ante las conversaciones con los mayores
  • Tiene dificultades para dormir y cambios en sus hábitos alimenticios

Estas conductas pueden ser sintomáticas, especialmente si en el entorno familiar han habido cambios significativos como una separación, el fallecimiento de un ser querido, la llegada de un hermano, un cambio de casa o de colegio, entre otras.

¿Que ofrecemos?

Ofrecemos un espacio de diálogo donde los niños y adolescentes:

  • Puedan encontrar y desarrollar las herramientas y estrategias que les ayuden a afrontar las dificultades con las que se encuentran.
  • Tengan un lugar seguro para entrar en contacto con sus emociones y puedan aprender a identificarlas, administrarlas y expresarlas.
  • Desarrollen sus fortalezas y tomen contacto con sus necesidades.
  • Puedan superar sus dificultades relacionales con miembros de su familia, con amigos, con compañeros, etc.
  • Trabajen su asertividad y encuentren su lugar propio en relación a los demás.

Y donde las madres y los padres se sientan acompañados, dispongan de más pautas de actuación y encuentren un espacio en el que puedan sentirse más tranquilos y conectados con sus hijos y con ellos mismos.

¿Cómo trabajamos?

La intervención se realiza de manera integral, trabajando de manera conjunta el área conductual, cognitiva y emocional. El trabajo se realiza con los niños y adolescentes en sesiones individuales, con los padres y madres en sesiones de padres y, si fuera necesario, en sesiones familiares. Asimismo se realizan evaluaciones psicodiagnósticas que permiten conocer de manera global el estado del niño o la niña o del adolescente. Estos estudios nos indican las áreas en las que hay que intervenir y nos permiten trazar el trabajo a realizar. En los casos en los que es necesaria la intervención, la comunicación entre el terapeuta, la familia y, en algunos casos, el centro escolar, es de vital importancia.

Profesionales de esta especialidad