Te acuerdas…

Es mejor vivir con un “te acuerdas”, que con un “te imaginas”.