Los beneficios del Mindfulness en el entorno psicoterapéutico

La atención plena o mindfulness nos invita a tener una actitud mental abierta y sin juicios ante lo que nos sucede aquí y ahora. La práctica períodica nos permite desarrollar un mayor nivel de conciencia para dejar de lado nuestro piloto automático y hacer los cambios necesarios en nuestra vida de manera más compasiva y eficaz.

Nos ayuda a mantenernos en el presente, ni en el pasado ni en el futuro; a inducir una respuesta fisiológica de relajación, aunque no sea el objetivo principal; a sentir mayor sensación de seguridad y sentirnos capaces ante los problemas vitales. Y a tener reacciones no-catastrofistas hacia los pensamientos, sensaciones corporales y sentimientos.

Mindfulness es una herramienta complementaria a los procesos terapéuticos, pero a la vez es terapéutica por sí misma. Llevando la atención al momento presente es más fácil acompañar las emociones y pensamientos que se presentan en situaciones de ansiedad o depresión. También nos ayuda a asumir cambios en las relaciones personales, como separaciones, conflictos o pérdidas y aceptarlas como parte del ciclo de nuestra vida.

El psicólogo y profesor de meditación vipassana Jack Kornfield sostiene que «Mindfulness es distinguir ser consciente de actividad mental, aprender a tomar conciencia de nuestros estados mentales, sin ser atrapados por ellos”.

La práctica de atención plena nos ofrece la posibilidad de trabajar conscientemente con nuestro estrés, dolor, enfermedad o duelo, como componentes de nuestro proceso de crecimiento y madurez, en lugar de intentar evitarlos a toda costa.

“Me gusta dejar claro que la meditación no es para evadirnos de la realidad y hacer como que no existe lo que sea que nos está perturbando. Se trata de dejar la tensión por unos instantes, poder descansar y encontrar la paz y la tranquilidad necesaria para seguir en el día a día, acometiendo los cambios que sean necesarios”, precisa Mamen Bueno, psicoterapeuta humanista integrativa y especialista en Mindfulness en el Centro Terapéutico Gaztambide 17.

En palabras del neurólogo, psiquiatra y filósofo austríaco Viktor Frankl: “Entre el estímulo y la respuesta, hay un espacio, y en ese espacio se encuentra nuestra libertad y el poder para elegir la respuesta».

En este marco, Marisol Vázquez, terapeuta integrativa y especialista en Mindfulness destaca la importancia de realizar la práctica de atención plena cada día, aunque sean unos instantes: en lugar de dejarnos arrastrar por los automatismos, podemos encontrar un nuevo camino más coherente y sereno.

Para ello, comparte la práctica “Conectar con los placeres de la vida” en la que nos invita a preparar la bebida que bebemos cada mañana, disfrutando de cada momento: desde su preparación cuando calentamos el agua y abrimos una infusión o el café hasta el momento en el que llenamos nuestra taza, percibimos su olor y la saboreamos en nuestra boca.

Tanto en sesiones individuales como acompañadas en grupos es posible reconocer, aceptar y desactivar los patrones limitantes a través de la práctica periódica de mindfulness.

Para muchas personas practicar la atención plena en la compañía de otras es más efectiva. Por ello en los grupos y talleres de Gaztambide 17 ofrecemos la posibilidad de incorporar esta herramienta de forma práctica y vivencial. No por ser compleja, sino porque requiere la toma de conciencia de mecanismos muy arraigados que pueden dificultar la experiencia.

¿Qué es mindfulness?

Nuestro actual ritmo de vida nos lleva a querer hacer demasiadas cosas al mismo tiempo y muchas veces las hacemos de forma automática, sin llegar a pensar qué estamos haciendo realmente. Numerosos estudios destacan la necesidad de recuperar de forma consciente la atención al momento presente, lo que se conoce como mindfulness o atención plena.

El concepto de mindfulness es una adaptación reciente de las antiguas prácticas  orientales de meditación, difundida en los Estados Unidos principalmente por Jon Kabat-Zinn con la intención de disminuir el sufrimiento de pacientes. Este científico lo define así: “Mindfulness es la conciencia que aparece al prestar atención deliberadamente, momento a momento y sin juzgar, a cómo se despliega la experiencia.”

Esta práctica ha ido extendiéndose y evolucionando hasta convertirse en una herramienta que se puede aprender de forma autónoma y que se integra naturalmente en los procesos terapéuticos.