Tenemos que estar estupendos porque somos estupendos. Da igual nuestro tamaño, nuestra talla o nuestra forma corporal.

Puntualmente, cada año en estas fechas comienzan a bombardearnos con mensajes y anuncios sobre hombres y mujeres con cuerpos perfectos, livianos, depilados, apenas acompañados de diminutos bañadores. Son felices en playas idílicas de arenas blancas y nadan en mares transparentes con bronceados uniformes y dorados.

Dietas restrictivas o milagro, complementos dietéticos, hacer ejercicio, tratamientos estéticos… Son todas señales inequívocas que nos indican que la “operación bikini” está en marcha.

Tenemos que estar estupendos porque somos estupendos. Da igual nuestro tamaño, nuestra talla, nuestra forma corporal. Tenemos que ver qué somos más allá de nuestro cuerpo, o esa talla idealizada que no tiene por qué ser la nuestra. Hay toda una industria ganando millones a costa de nuestros complejos, nuestras inseguridades”, advierte Mamen Bueno, psicoterapeuta humanista integrativa en el Centro Terapéutico Gaztambide 17.

Mamen sostiene que el equipo terapéutico Gaztambide 17 va a contracorriente de este mandato: “hay que vivir con orgullo nuestro cuerpo, sea como sea. A partir de ahí, de sentir nuestro cuerpo desde el agradecimiento, de todo lo que nos permite hacer, de cómo nos permite relacionarnos, quien decida cambiar de hábitos porque cree que son saludables y le vienen bien, no porque haya que encajar en un modelo, podemos ayudarles a introducir prácticas que le hagan sentir bien en cualquier época del año. El cuerpo del verano es el mismo que el del otoño o el del primavera. Es el que nos permite relacionarnos, tocar, sentir, ser”.

En el mismo sentido habla Mariana Álvarez, dietista-nutricionista en el Centro Terapéutico Gaztambide 17: “no avalamos la práctica de la `Operación bikini’. Intentamos acompañar a nuestros pacientes, aunque tengan que hacer una modificación en su peso corporal o quieran hacerlo, desde otro lugar totalmente diferente e intentando que no esté centrado en este periodo en el que parece que se van acercando los días para llegar al verano y tenemos que darnos prisa y estar estupendos para ponernos ese bañador que aparece en los anuncios”.

Mariana explica que cuando la gente se plantea un cambio de hábito en su alimentación para el verano, y por lo general, empieza tarde, la restricción suele ser mucho mayor. “Esta práctica no nos permite trabajar de una manera más inclusiva con los alimentos. Las dietas restrictivas no son el camino ni siquiera para aquellos que quieren o deben perder peso. Entrar en la `Operación bikini` supone un riesgo, que es que las personas restrinjan demasiado los alimentos, y a nivel metabólico les afecte. Si hay una pérdida de peso rápida, también hay una ganancia rápida, lo que llamamos efecto rebote, y es algo que no está avalado por la comunidad científica”.

La nutricionista nos recomienda que, si queremos perder peso, lo hagamos desde un lugar de cambio de hábitos, donde esa pérdida sea la consecuencia de mejorar prácticas que no tienen que ver solamente con lo que comemos, sino cómo dormimos, como nos relacionamos con las personas y el ejercicio físico estamos haciendo.

“No podemos verlo como un paréntesis de hacerlo solo durante el tiempo que tiene fecha de caducidad. Tienen que ser cambios que se puedan llevar a cabo durante mucho tiempo, a lo largo de nuestra vida. El objetivo es estar sanos”, enfatiza Mariana.

Desde el punto de visita psicológico y emocional también se producen cambios que afectan negativamente a la persona que se somete a este tipo de dieta tan restrictiva. “Esa restricción es imposible mantenerla sin entrar en un TCA el resto de su vida, lleva un riesgo de generar mensajes críticos y crueles hacia uno mismo de falta de valía. Estos mensajes van dejando una huella dietante, de todo un diálogo negativo hacia uno mismo por todas esas dietas infructuosas que están mal planteadas desde el principio. No es que la persona no tenga fuerza de voluntad o no se quiera a sí mismo sino que los profesionales que recomiendan ese tipo de dietas no tienen en cuenta los gustos de la persona, sus hábitos, entonces es muy difícil mantener todo eso en el tiempo y además, peligroso”.

Si quieres más información sobre nuestra forma de trabajar centrada en la psiconutrición, puedes escribirnos a info@gaztambide17.com o llamarnos al 91 544 23 48.