Día Internacional del Síndrome de Asperger: empatizar, una prioridad

“Lo menos que podemos hacer, en servicio de algo, es comprenderlo.” (José Ortega y Gasset)

Desde hace quince años, cada 18 de febrero se celebra el Día Internacional del Síndrome de Asperger con el propósito de visibilizar y reivindicar los derechos de las personas con síndrome de Asperger o con trastorno del espectro del autismo (TEA) sin discapacidad intelectual asociada ni dificultades en aspectos formales del lenguaje.

“Necesitamos crear un futuro donde las personas que son distintas sean tratadas con el respeto y la comprensión que se merecen. Nuestra diversidad es la fuerza y en un mundo lleno de diferentes cerebros que trabajen juntos, podemos lograr como raza, metas que nunca creímos posibles y crear un bello futuro juntos”, sostiene la actriz australiana Tashi Baiguerra.

Desde el equipo terapéutico Gaztambide17 compartimos una serie de charlas sobre el síndrome de Asperger que nos han parecido inspiradoras. Las protagonistas de estos videos son mujeres que han recibido un diagnóstico tardío y coinciden en advertir que, en general, los instrumentos de detección son poco sensibles a las manifestaciones del TEA en mujeres y niñas.

[pexyoutube pex_attr_src=»https://www.youtube.com/watch?v=D8j1fcQiyBU»][/pexyoutube]

 

Niamh McCann comparte su experiencia y las razones por las que las mujeres del espectro no son correctamente diagnosticadas o tienen diagnósticos tardíos:

[pexyoutube pex_attr_src=»https://youtu.be/QY2ctCuTWPw»][/pexyoutube]

 

A partir su experiencia personal​, Emma Durman, co-directora de AutSiDe Education and Consultancy Limited, aborda la situación de las mujeres y hombres con TEA​ con respecto a las desigualdades en las oportunidades de formación y empleo:

[pexyoutube pex_attr_src=» https://www.youtube.com/watch?v=gM3nHHxq1u8&feature=emb_logo»][/pexyoutube]

 

Desde 2019, la Confederación Autismo España (AE) lleva adelante una investigación sobre «Mujeres y TEA» con el objetivo de promover el conocimiento sobre las necesidades, intereses y capacidades de las mujeres y niñas con TEA en España, así como las barreras y facilitadores para acceder a los diferentes bienes y servicios en nuestro país.

“La igualdad entre mujeres y hombres constituye un derecho humano y un requisito indispensable para el avance y desarrollo de cualquier sociedad. Por ello, para promover la igualdad es necesario conocer las necesidades específicas y las demandas existentes tanto de hombres como mujeres con TEA en distintas dimensiones (diagnóstico, salud, educación, empleo, etc.), reconociendo que existen diferencias de género. Sin embargo, en el caso de las mujeres y las niñas que forman parte del colectivo, existe un gran desconocimiento sobre cómo se manifiesta el TEA y sobre cuáles son sus necesidades”, explica Cristina Hernández, técnica de investigación y transferencia del conocimiento de AE.

Para finalizar, de cara a una mejor comprensión de la situación, compartimos una serie de sugerencias elaboradas por AE para ayudar a las personas con Síndrome de Asperger:

  • Reflexiona sobre los desafíos sociales que afrontas todos los días e intenta ponerte en el lugar de una persona que genuinamente no los comprende ni sabe cómo afrontarlos.
  • Trata de empatizar con su experiencia y procura comprenderla, aunque a veces sea muy distinta a lo “convencional”.
  • Interésate por conocer bien a la persona, sus gustos e intereses, sus puntos fuertes y débiles, y las cosas que son importantes para ella.
  • Será necesario que hagas explícitos algunos conceptos que para la mayor parte de las personas son obvios, especialmente relativas a las relaciones sociales.
  • Utiliza un lenguaje directo y concreto, sin ambigüedades o dobles sentidos. Esto hará que la comunicación sea más sencilla y satisfactoria para la persona.
  • Comprende que sus comportamientos no son caprichosos o intencionados. Reflejan una manera distinta de comprender y desenvolverse en el mundo.
  • Comprende la importancia de sus rutinas y “rigideces”. Son elementos importantes que le proporcionan seguridad. Puedes ayudar a flexibilizarlas sin imponer tu manera de ver las cosas.
  • Pregúntale cuál es la mejor manera de apoyarle. Él o ella te sabrá explicar cuáles son sus puntos fuertes y débiles y cómo prefiere que le ayudes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *